No cometa estos siete errores en sus fiestas y reuniones al aire libre

Siga estos consejos al pie de la letra, antes de que comience la fiesta.

Además de invitar a parientes no deseados o armar su propia exhibición de juegos pirotécnicos, hay muchas maneras en las que puede arruinar su fiesta al aire libre. Para maximizar la diversión y las sonrisas, evite estos siete errores como anfitrión.

Creación de un silencio incómodo

La música mantiene la energía de una fiesta y nada destruye esa energía más rápido que una radio sin pilas, una mala conexión de Bluetooth o un cable de extensión no se extiende lo suficiente. Asegúrese de tener pilas suficientes y de probar el alcance de la señal de Bluetooth o Wi-Fi de los altavoces para que los invitados puedan oír la música. Tenga un plan de emergencia por si la Internet (o la electricidad) se apagan.

Niños aburridos

Los globos con agua y las escondidas son grandiosos pero los niños pueden ser caprichosos, así que tenga varias ideas listas para cuando anuncien inevitablemente que están aburridos. Muchos juegos para exteriores, como “luz roja, luz verde”, pueden jugarse al aire libre sin necesidad de equipo y con pocos o muchos participantes. Como fuente de inspiración consulte nuestra lista de juegos de jardín para niños,’ con ideas de todo el mundo.

Olvidarse de la diversión para los adultos

Tal vez no quieran trepar árboles, pero muchos invitados adultos se divierten más cuando están activos. Los juegos como bádminton, croquet, charadas o incluso juegos de mesa, como naipes, son buenas maneras de mantener entretenidas a las personas competitivas o deportivas. También son una buena alternativa si la conversación se apaga.

Suponer que llegarán preparados

Para algunos invitados, el simple hecho de acordarse de la fecha y la dirección de la fiesta es una hazaña. No espere que recuerden traer sus propios anteojos oscuros, protector solar y repelente de mosquitos. Mantenga suministros de estos artículos para que pueda crear una pequeña estación de confort y los asistentes a la fiesta que no llegaron preparados puedan evitar quemaduras de sol y picaduras de mosquitos.

Juntar a todos

Aunque no puede controlar el espacio que tiene al aire libre para la fiesta, sí puede organizar los asientos de modo que aliente a las personas a formar grupos grandes y pequeños. Una mesa para seis u ocho personas alejada de las mesas más pequeñas, más pares de sillas de jardín, son una invitación para que los asistentes se unan a grupos grandes o pequeños, según prefieran.

Estar demasiado ocupados

Los anfitriones definen el tono, por lo cual es importante no preocuparse por dirigir el evento. Relájese, manténgase alegre y demuestre interés por la compañía, y ellos responderán de igual manera. Si se atarea con la logística y se esmera demasiado en entretener a todos, el tiro puede salir por la culta y hacer que los invitados se sientan nerviosos o presionados para aliviarlo de sus deberes como anfitrión.

Culpar a la lluvia

Claro que la Madre Naturaleza tal vez no coopere, pero ella no decide qué fiestas son un éxito y cuáles no. Tenga un plan en caso de lluvia para asegurar que los invitados se mantengan secos, y entretenidos, si el clima no coopera. Si es un grupo grande, considere la opción de rentar toldos para jardín. De lo contrario, designe un área bajo techo donde puedan reunirse los adultos y un área de juego para los niños.

You can leave a response, or trackback from your own site.